Sal de tu zona de confort si quieres emprender

Emprender es sinónimo de innovación, de tomar riesgos y de entrar en un terreno donde otras no se han atrevido a hacerlo. Por otro lado, el confort está íntimamente relacionado con lo rutinario y con la costumbre de hacer las cosas siempre de la misma manera, lo que claramente no va de la mano con todo aquello que implica iniciar un nuevo proyecto, ¿no te parece?